Descarga gratuita ‘Castros y Castra en Cantabria’

Mientras vamos preparando el Laboratorio de esta Campaña, os traemos un regalo:

El libro “Castros y Castra en Cantabria: Fortificaciones desde los orígenes de la Edad del Hierro a las guerras con Roma”, editado por ACANTO, y que podéis descargar en pdf de forma totalmente gratuita desde este link. La obra consta de casi 800 páginas, acompañadas de ilustraciones, gráficas y fotografías a todo color. En ella se presenta un exhaustivo catálogo de poblados fortificados indígenas y campamentos militares romanos, complementado con el análisis de componentes claves como son el medio, los elementos materiales, el idioma o la religión.

Los coordinadores del libro son Mariano Luis Serna Gancedo, Antxoka Martínez Velasco y Virgilio Fernández Acebo, que además, forman parte del equipo técnico del Proyecto ‘Monte Bernorio en su Entorno”.
También participan en la publicación otros miembros del equipo, como Juan Manuel Sobremazas Martínez y Jesús Francisco Torres Martínez (Director del Proyecto Monte Bernorio), así como colaboradores habituales en el yacimiento: Leopoldo Fernández Agüero.

“Castro hecho y bien derecho: Pocas palabras castellanas de tan compleja semántica son a la vez capaces de evocar la guerra antigua, la arquitectura defensiva, el paisaje agreste y rocoso, la organización y la vida militar, y el propio juego de la guerra como la voz castro

Paradigma de la localidad fortificada, su surgimiento en Europa occidental -aunque tiene antecedentes en fortines que se remontan al Calcolítico- en torno al segundo tercio del último milenio a.C., paralelo a la introducción de la metalurgia del hierro, se asocia a una población inmersa en un clima donde el hecho bélico parece estar normalizado; tal vez también cultivadora de valores guerreros como medio de promoción social y como parte de una ética y estética heroicista.

En Cantabria los estudios arqueológicos sobre las poblaciones que construyeron y habitaron castros han sido escasos e intermitentes, sujetos siempre a los avatares políticos y escasamente divulgados. A pesar de ello se conoce en la región un significativo número de enclaves fortificados antes del cambio de Era, entre los que hay que hacer mención del conjunto de estructuras campamentales de campaña romanas, sin duda el más nutrido y variado conocido en la Península. Por sí solo testimonia el esfuerzo bélico de la metrópoli latina para completar, a partir del sometimiento de cántabros y astures, el dominio de la Península Ibérica, y por ende, de la Europa mediterránea, inaugurándose tras el éxito militar y mediante la fórmula pax romana un nuevo sistema político – destinado a ser muy duradero- basado en la divinización de la figura del  Primer ciudadano (princeps) Octavio Augusto.”