Incorporación de Irene Ortiz Nieto-Márquez como Investigadora del IMBEAC

La Dra. Irene Ortiz Nieto-Márquez es una de las nuevas colaboradoras que han entrado a formar parte del colectivo de investigadores del IMBEAC. Es Licenciada en Historia con especialidad en Prehistoria y Arqueología y Máster en Prehistoria y Arqueología por la Universidad Autónoma de Madrid. Se doctoró con mención internacional en Prehistoria y Arqueología en la Universidad Autónoma de Madrid, con la tesis “Acercamiento a las conductas neandertales a través del análisis espacial: Remontajes y SIG”. Sus principales líneas de investigación son el análisis tecnológico de industria lítica, la realización de remontajes y el análisis espacial de yacimientos con SIG. En la actualidad está realizando estudios de macrolítica prehistórica con nuevas tecnologías.

Disfrutó de una beca FPU-MECD y posteriormente ha estado contratada como Titulada Superior de actividades técnicas y profesionales en la Institución Milà i Fontalans del CSIC de Barcelona. Posteriormente obtuvo un contrato postdoctoral «YEI Investigadores Posdoctorales» de la CAM-FEDER en la Universidad Autónoma de Madrid, Además se ha dedicado a impartir docencia y a gestionar proyectos de investigación. Actualmente está contratada por la Universidad Complutense de Madrid como técnica especialista en el CAI de Arqueometría y Análisis Arqueológico.

Comenzó a trabajar como investigadora colaboradora del IMBEC en el año 2019. Desarrollará trabajos de análisis y gestión de información en relación con el utillaje de piedra dentro del Proyecto “Monte Bernorio en su entorno” así como en otros yacimientos en investigación por parte del IMBEAC.

La crisis de la pandemia y los “Comités Científicos”

El IMBEAC desea expresar su punto de vista sobre los sucesos que estamos viviendo desde la perspectiva de la mayor parte de los integrantes de esta entidad, que son científicos sociales.

Son completamente excepcionales los momentos que nos ha tocado vivir y las circunstancias son extremas. No nos cabe ninguna duda de que superaremos este desafío, pero el modo en que lo hagamos dependerá de la calidad de las decisiones que tomemos en cada momento. Por ello debemos utilizar bien nuestros recursos.

Como sociedad, estamos pasando por una experiencia devastadora y nos vemos obligados a buscar sobre la marcha los medios que nos sirvan para defendernos de esta terrible pandemia. Y en esto, nos cabe expresar algunas reflexiones.

No puede enfrentarse ningún desafío humano, como este que ahora nos somete a prueba, sin conocer cuáles son las herramientas de las que como sociedad disponemos y el modo en que estas pueden ser empleadas. Es necesario poner a trabajar todas nuestras capacidades y hacerlo de la manera adecuada y eficaz. Una vez más, la Ciencia se convierte en un medio esencial para la solución de un gravísimo problema. Y, una vez más, se ponen de manifiesto las inercias erróneas que han llevado al fracaso en repetidas ocasiones.

Desde determinados sectores de nuestra sociedad se tiene una percepción errónea de lo que es la Ciencia. La Ciencia no está integrada tan solo por las denominadas Ciencias Naturales, como son la Biología, la Física, la Química etc. La Ciencia es un todo un sistema, un sistema holístico e interdependiente, compuesto por la totalidad de sus distintas ramas. Y en estas debe forzosamente integrarse a las Ciencias Sociales y Humanísticas. Pero, además, en la compresión de lo que es el conjunto de la Sabiduría Humana, cabe integrar otras formas de conocimiento como son la Filosofía y las Artes. Solo de este modo, este sistema funcionará de un modo adecuado. No puede desarrollarse una rama de la Ciencia dejando de lado las demás.

En esta emergencia planetaria que estamos viviendo vemos, una vez más, como se crean “Comités Científicos” y “Grupos de Asesores Científicos” en los que se aplica una vez más ese criterio erróneo de acudir sólo a las Ciencias Naturales. Y que tiende a confundir Ciencia con Técnica. Se excluye de esos comités a las Ciencias Sociales y Humanidades cuando se ha hecho más que evidente que este problema no solo es un problema biomédico. Sino que tiene enormes implicaciones sociales, culturales y económicas que lo convierten en un desafío excepcional, gigantesco, en el que es necesario que participe todo el conjunto de la Ciencia y del conocimiento humano. Ante desafíos globales, soluciones globales. Nosotros creemos que en los “Comités Científicos” deben estar representadas también las Ciencias Sociales y las Humanidades, así como la Filosofía y las Artes. Y debemos recordar, especialmente, que la Historia es el compendio de la experiencia humana, con todos nuestros errores y aciertos. Para que en la toma de decisiones puedan ser tenidos en cuenta todos los factores que realmente actúan en esta crisis. Sólo de este modo tendremos garantías de que estamos tomando las decisiones más adecuadas.

Nuestro país, Europa, este planeta, tienen la suerte de contar con grandes científicos, intelectuales y artistas, llenos de talento y de vocación de servicio. Y estamos seguros de que estarán dispuestos a participar en una empresa tan crucial como esta.

Grado de Doctor obtenido por el investigador en formación del IMBEAC Dr. Carlos Morales

El pasado día 4 de febrero de 2020 el ahora Dr. Carlos Morales defendió su Tesis Doctoral en el Salón de Grados de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid. Su Tesis Doctoral tenía por título «Especialistas religiosos en sociedades preestatales” (Religious Specialist in Pre-State Societies). Su trabajo obtuvo la calificación de Sobresaliente, con Título de Doctor Internacional con mención en inglés.

La Tesis Doctoral ha sido dirigida por el Dr. Jesús Adánez Pavón, Profesor titular del Departamento de Antropología de América, y el Dr. Jesús Francisco Torres Martínez, Presidente y Director Científico del IMBEAC. El Tribunal estuvo compuesto por los Profesores Dr. José Luis de Rojas Gutiérrez Gandarilla como Presidente; Dr. Mariano Torres Ortíz, como Secretario; y los profesores Dr. Carlos Segovia, Dr. Manuel Alberto Fernández-Götz y Dr. Gabriel Sopeña Genzor como vocales. El Dr. Manuel Fernández-Götz se vio obligado a desempeñar sus funciones de Miembro del Tribunal a través de video-conferencia, por circunstancias de fuerza mayor relacionadas con sus cargos y responsabilidades académicas.

El Dr. Carlos Morales ha sido investigador en formación del IMBEAC y ahora ha pasado a ser Investigador de pleno derecho. En la actualidad trabaja como colaborador en la investigación de temas relacionados con su especialidad de Antropología e Historia de las religiones, dentro de los Proyectos de investigación que desarrolla el IMBEAC.

El IMBEAC Frente a la crisis de la Pandemia global por Coronavirus COVID-19

Ante la Pandemia Mundial por el Coronavirus COVID-19 el Instituto Monte Bernorio de Estudios de la Antigüedad del Cantábrico (IMBEAC) quiere hacer llegar a todos los afectados por esta enfermedad toda su solidaridad y apoyo. Y en especial a todos aquellos que han perdido un ser querido por causa de esta enfermedad.

El IMBEAC está cumpliendo el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el Estado de Alarma en el conjunto del Estado Español. Por tanto, todos los trabajos y gestiones se están desarrollando a través de Redes Sociales. El IMBEAC viene desarrollando habitualmente una gran parte de su trabajo a través de las redes sociales desde hace una década por lo que está asegurada la continuidad de su producción científica y de sus compromisos académicos. El IMBEAC adaptará su agenda de Trabajo de Campo a lo que establezca el Gobierno de la Nación Española para luchar contra la epidemia. Pero reanudará su actividad investigadora en los yacimientos arqueológicos en cuanto esto resulte posible.

La dirección del IMBEAC quiere informar a todos sus simpatizantes y amigos que varios investigadores y colaboradores de esta entidad han sido afectados por la enfermedad, tanto dentro como fuera de España. Sin embargo, afortunadamente, no hemos sufrido ninguna pérdida. La dirección del IMBEAC está al lado de los afectados interesándose por su estado y apoyándoles en su aislamiento en la medida de lo posible. Y espera su completa recuperación.

La dirección del IMBEAC está en contacto con todos sus investigadores y colaboradores para saber de sus necesidades, darles el apoyo que necesiten y mantener en funcionamiento los canales de trabajo en equipo que venimos realizando desde hace más de una década. Del mismo modo, quiere agradecer que, en circunstancias tan difíciles y dolorosas, el compromiso de todos y cada uno de los miembros de esta entidad y de sus colaboradores se mantenga firme conservando la ilusión por nuestros objetivos comunes. El IMBEAC está dedicado a la investigación de la Arqueología, la Historia y disciplinas afines y ha demostrado su compromiso y su empeño por ayudar a mantener a la investigación científica española en el lugar que se merece. Y esta pandemia no va detener nuestros objetivos en modo alguno. Sin ninguna duda, nuestro país saldrá adelante y seguiremos creciendo junto con el conjunto de la ciencia europea al servicio de la Humanidad.

A todos los que mantienen viva nuestra esperanza, a todos los que se mantienen firmes ante esta adversidad, nuestro profundo y sincero agradecimiento por su lealtad y compromiso con la causa de la vida, la ciencia y la verdad.

Fallecimiento del Investigador Historiador y Arqueólogo Ramón Bohigas Roldan

Recientemente se ha producido el fallecimiento del Historiador y Arqueólogo Ramón Bohigas Roldán, Catedrático de Instituto y Profesor de Historia en la Comunidad de Cantabria. Este investigador que nos ha dejado ha sido un personaje clave en la investigación arqueológica en Cantabria y en las comunidades limítrofes de la Región Cantábrica en las últimas décadas. Lo ha sido tanto por sus Trabajos de Campo como por su papel activo en Entidades Culturales como el «Instituto de Prehistoria y Arqueología Sautuola» y por su colaboración e impulso en publicaciones como la Revista Sautuola y en otros muchos libros y monografías.

Es importante que se de reconocimiento a investigadores como el, pero también es importante celebrar al hombre que despedimos. Vivió el inicio de la investigación arqueológica moderna en el norte de la Península Ibérica y le cupo el mérito de permanecer honrado e inasequible al desaliento en una época de envilecimiento generalizado de nuestra actividad profesional. Persona luchadora, tenaz y posibilista, estuvo detrás de muchos de los proyectos arqueológicos desarrollados en Cantabria, bien directamente o apoyándolos desde un discreto segundo plano. Ha sido un docente e investigador vocacional, que nunca se acomodó en su puesto de Funcionario del Estado y continuó luchando por el establecimiento de una investigación histórica y arqueológica científica, objetiva, en nuestro país.

 

Tenía un estilo muy personal de hacer las cosas, un poco a la antigua usanza, escribiendo sus comunicaciones y mandándolas por carta, cerrando colaboraciones frente a frente con un apretón de manos y dando su palabra mirando a los ojos. Era una persona enamorada de su vocación, vehemente en la persecución de sus objetivos, activo hasta el final. Acudía a sus citas en Santander en bicicleta sin escatimar esfuerzos, como hacía en su vida profesional, donde derrochó energías hasta agotarse. Le honra su vida entre nosotros y nos honro a todos los que le conocimos con su generosidad y ejemplo. A partir de ahora, al entrar en un encuentro profesional o en un Congreso, se nos va a hacer muy raro que no esté allí.  Le vamos a echar mucho de menos.

Apoyó al IMBEAC desde sus inicios, colaboró con nosotros en todo lo que pudo y siempre tendió una mano amiga según sus posibilidades. Fue también una de las personas que apoyó con  entusiasmo nuestros trabajos en el oppidum de Monte Bernorio, yacimiento que visitó en varias ocasiones y del que siempre estaba informado. En la actualidad estaba embarcado en varios proyectos con nuestra entidad sin ahorrarse ninguna molestia, como acostumbraba, con una gran generosidad. No podemos olvidar su apoyo y su ayuda siempre incondicional.

Ramón, hasta que nos reunamos contigo, esperamos hacernos dignos del ejemplo que nos has dado como persona y como compañero en la investigación de nuestro común pasado. Hasta pronto amigo. Un abrazo.